jueves, 21 de junio de 2012

ESTE JUEVES: Nuestros jueves.






Me fui acercando con miedo, pausadamente.
Me enganché de las palabras escritas y de los silencios entre ellas.
Me dejé llevar por mis sentimientos, por mis deseos y aspiraciones.
Y desde el primer momento me sentí acogida en unos brazos desconocidos.
Se enredaron en mis pensamientos los relatos, los poemas, las reflexiones, las historias, los cuentos, las denuncias y todos esos escritos que, de forma individual se vuelcan en los distintos blogs y que juntos forman un todo.
Cada cual enfoca los temas a su manera, según su estado anímico, su sensibilidad, según sus conocimientos, pero sobre todo con muchas ganas de participar en el grupo, de abrir los brazos y abarcarlos a todos, sabiendo que no buscamos perfecciones, ni académicos, que queremos comunicarnos, con todo lo que eso significa, porque si no somos capaces de llegar a los demás de nada sirve el esfuerzo.
Muchas veces sentí miedo a no ser entendida, a no estar a la altura, y, siempre tuve brazos que me rodearon, palabras de ánimo que oía a través de comentarios, miradas de complicidad que se adivinaban tras ellas.
Volcamos sobre el teclado parte de nuestra vida, porque detrás de cada texto hay una parte de nosotros mismos.
Dejamos en las palabras un trozo de corazón, sintiendo al mismo tiempo, que no perdemos sino que ganamos fuerza.
La fuerza que nos transmitimos cada jueves unos a otros.
En los malos momentos os tuve cerca, me ofrecisteis vuestras manos para levantarme, vuestras palabras para sacar mi espíritu del abismo, y, creísteis en mi, y yo salí del fondo agarrada a ese invisible cordón, que me alimentaba y, a la vez me regeneraba. He salido fortalecida, renovada, igual pero distinta, y en parte se lo debo a este grupo de amigos que, sin conocerme personalmente, se vinieron a mi patio, a un aquelarre de conjuros benéficos, danzando junto a mi alma dolorida, y la vida fue volviendo como por arte de magia.
Y aquí estamos todos, unidos, proyectando en las palabras lo que sentimos, esperando anhelantes cada jueves, deseosos, curiosos, expectantes, sabiendo de antemano que, tendremos al poético, al sarcástico, al profundo, al natural, al crítico, al optimista y al pesimista, al magnífico narrador y al que describe con tanto acierto que nos lleva al lugar sin movernos de casa, cada uno con su estilo, enlazando letras para hacer palabras y uniendo éstas para decir, para opinar, para defender o denunciar, pero siempre con un gran respeto, sobre todo con nosotros mismos.
Así veo los jueves, así creo que es este gran grupo de amigos aficionados a las palabras y a las imágenes. Un hermoso grupo de personas unidas por el hilo del lenguaje.






27 comentarios:

CAS dijo...

Querida Juevera Leonor: los conjuros benéficos dan resultado!!! y cuan necesarios son. Todos estamos aquí por lo mismo y en la variedad de todos nos reconfortamos mutuamente.
Grande cuando vuelve un juevero, grande cuando nace uno nuevo!

besos

Natàlia Tàrraco dijo...

Leonor de mi corazón, pues dices verdad verdadera, eso siento en los jueves, esa humanidad que empatiza, esas letras distintas que emocionan, y a la gente, verídica detrás de ellas, cada jueves.
Besos muy cariñosos de juevera a juevera.

Helio dijo...

En muchas ocasiones tenemos necesidad de comunicar nuestras inquietudes , deseos o alegrías con los demás. También nos puede hacer mucho bien recibir palabras de estimulo, aún sin conocer a nuestro virtual amiga/o.
Este medio tiene la ventaja de poder hacerlo en los mejores estados de ánimo y tranquilidad.
Un abrazo.

José Vte. dijo...

Muy bien trasmitido Leonor, la fuerza y la sinceridad que trasmiten los jueveros sirve de estímulo para todas las semanas intentar sacar lo mejor de cada uno de nosotros. Es la magia del jueves.

Un abrazo fuerte, juevera.

San dijo...

Leonor desde tu corazón brotan estas palabras, hasta el nuestro llegan. Cosas de brujas esto ¿verdad? las palabras traspasan fronteras, no hay muros que las contengan, llegan en forma de abrazos, brazos que nos sustenta, tu bien lo has dicho. No es floritura las personas están aqui, yo las vi y las sentí. Y sé que tú tambien.
Besitos juevera.

Juan Carlos dijo...

Que intensidad esta semana, voy leyendo, cierro, siento la emoción, vuelvo a leer. Tu visión del grupo, la descripción de las sensaciones que se obtienen al participar las suscribo completamente. Me encantó.
Besos, Leonor.

Marta C. dijo...

Hola, Leonor. Que texto tan entrañable. Has volcado en él dosis enormes de cariño y agradecimiento hacia este grupo variopinto de escritores que cada jueves aporta, cada uno con su particular visión del tema, palabras escogidas y acuñadas para que los demás las recojan y así, quizás, como a tí te pasó, se reconforten.
A partir de ahora, y debido al giro que le he querido dar a mi blog, quizás no pueda participar con vosotros todos los jueves, como este por ejemplo. Pero siempre que pueda seguiré escribiendo a vuestro lado, seguiré leyendoos y visitando vuestros blogs. Os espero también por el mío siempre que queráis.
Muchos besos.

Carmen Andújar dijo...

Así es Leonor, aquí todos entendemos la escritura de una misma manera, disfrutar y disfrutar y eso es lo que hacemos cada jueves y espero que dure mucho.
Un abrazo

Lupe dijo...

Hola, Leonor.

Intenso y emotivo tu relato sobre los jueves. Esta mañana me decías que el sábado quisiste hablar con nosotros y me llamaste al móvil. Móvil que no escuché y que no sabes lo que he sentido. Pero de todas formas, nos acordamos de los que no pudisteis acompañarnos en persona y de alguna manera estabais allí, entre nosotros. La próxima vez, que parece estar más cerca de lo que creemos, estoy segura que ya te tendremos a tiro de abrazos y achuchones varios. No veas con que fuerza muestran su cariño estos jueveros...

Te dejo un abrazo de "esos".

Lupe

Neogéminis dijo...

Leonor, creo que a todos nos pasó, (al menos en en algún momento inicial) sentir que el pudor propio de quien se inserta en un grupo ya formado, nos cohibía hasta el punto de plantearnos si estábamos "a la altura del resto". Como habrás comprobado apenas comenzar , luego nos fuimos dando cuenta que en esta cofradía de jueveros no tiene prioridad la excelencia literaria ni mucho menos la comparación competitiva, simplemente se trata de hallar en la propuesta literaria, la adecuada excusa como para atrevernos a encontrarnos y compartir.

Un abrazo!
=)

Pepe dijo...

Leonor, tu relato me ha conmovido. Esa cortedad inicial, ese sentir el calor humano que este grupo desprende, todos los hemos experimentado en carnes propias. La literatura como excusa, el encuentro y la comunicación, como fin último.
Un abrazo.

Matices dijo...

Me he reconocido en tus palabras en todo, que bien nos acogen y que ganas de seguir adelante... lo importante es saber que esa inquietud tiene vida y que tras ella estamos nosotros personas con afinidades similares y ganas de compartir...

Un beso, amiga

mar... dijo...

Que bien has explicado los sentimientos iniciales cuando comenzamos en este mundo, el pudor inicial al sentir nuestras letras expuestas como si de nosotros mismos se tratase, y la calidez con que fuimos acogidos cada uno de nosotros.
Quizá por eso seguimos aquí y nos sentimos felices por ello.
Un beso

Cristina Piñar dijo...

¡Pero que bonito, Leonor! Tengo que decir que todavia no he coincidido mucho contigo, pero me alegra saber que tu sentimiento de pertenencia al grupo y el afecto de sus miembros te sirvió en momentos difíciles de tu vida. Espero seguir leyéndote cada jueves. Un beso.

censurasigloXXI dijo...

Así es, un grupo con un punto en común, un día de la semana para escribir y un largo tiempo para leer a unos cuantos, ¡¡¡un record si nos leemos todos!!!

El mismo apoyo he tenido y sentido yo.

Un beso ¿Todo bien?

Teresa Oteo dijo...

Qué bonito, qué sensible y qué emotivo!! y aquí nos tendrás cada día para reforzar ese cordón por si acaso...

Un besazo, ya nos hablamos por el face.

Any dijo...

Tus palabras son realmente emotivas. Seguro que encontraste por aqui muchas manos tendidas y muchos brazos invisibles que te sostuvieron, no me cabe duda. Aqui no hay que "estar a la altura" de nada, solo abrir la página en blanco y el corazón, lo demás viene solo.
Te mando un abrazo

Gastón Avale dijo...

es verdad, unidos por el hilo del lenguaje, es verdad que nos desnudamos entre teclas... y es verdad, cada jueves se espera con muchas ganas. es verdad cada palabra que dijiste. un beso!

Sindel dijo...

Tengo la vista empañada, tus palabras me llegaron directo al corazón, me dejas pensando que si algo de mí forma parte de ese cordón al que uno se aferra para darse fuerza, soy muy afortunada. Hacer bien, acompañar, decir una palabra, leer y comprenderse. Eso es un regalo de la vida, ustedes lo son.
Gracias por estas palabras, un beso.

Alfredo Cot dijo...

Exquisita Leonor. Claro como el agua clara. Así me siento y así nos haces sentir. A continuación, añádele los calificativos que quieras... todos valen.

Besos

Juji dijo...

Perdóname, por "copiar" Leonor, pero es que las palabras de Alfredo, son perfectas: Eres exquisita. Me has emocionado, sinceramente.
Te mando un abrazo enorme, enorme, enorme y mucho calor (de ese para el alma)

G a b y* dijo...

Tu manera de abrir la puerta, dejarnos entrar, es ya de agradecer, pues en este ir y venir, los relatos pasan a ser el hilo conector hacia algo mucho más importante y profundo: la persona que habita en cada letra, en cada momento de inspiración. Y aquí, muestras a través de tu relato toda tu sensibilidad, tu esencia, tu sentir, y la compartes. Es un gusto ser parte de cada jueves, y de tomar la posibilidad de ser una partecita más de cada uno, del mismo modo que ustedes, ya son parte de mí.
Un beso al vuelo:
Gaby*

Tyrma dijo...

Ya llegué a tu casa, Leonor, un lugar entrañable al que me sumo.
Como bien dijiste en la ventana, hay similitudes, siempre las hay en los comienzos, aunque cada uno de nosotros tracemos nuestro propio camino. No creo que resulte complicado caminar con vosotros, cada uno a su manera, con sus formas, pero nadie se mide con nadie, lo cuál ya evita rencillas innecesarias y absurdas…una ventaja más de lo sJuever@s.
Me ha encantado leerte.

maria jose moreno dijo...

Leonor solo puedo decirte que tu eres una JUEVERA como la copa de un pino y en ti está la esencia de ste grupo.
Un beso querida amiga

Encarni dijo...

Perdona mi tardanza, excuse moi, pero ando un poco desordenada por aquí y por allí, pero ya llegué...
Me identifico con todo tu cálido texto porque es sencillamente sincero y verdadero.
Me alegro que estar con vosotros/as.

Un abrazo para una luchadora nata :)

Manuel dijo...

Sentirse parte de un colectivo siempre hace que uno se encuentre acogido. Es una carretera de dos sentidos, el grupo tambien se enriquece con sus individualidades y aportaciones

Ceci dijo...

Así lo siento yo tambien Leonor. Creo que ponemos en los relato algo de nosotros mismos, de nuestra vidas y eso justamente es lo que hace atractivo e irresistible a los jueves. Nos sentimos acompañados y mimados por las letras y las caricias de los jueveros.
Me alegro mucho contarte entre estos Leonor, te mando un fuerte abrazo