jueves, 29 de noviembre de 2012

ESTE JUEVES: A LA LUZ DE UNA VELA





  Titilaba la llama mientras los ojos curiosos de la niña miraban fijamente aquel cuadernillo de aprendizaje intentando unir los sonidos. Las ráfagas de luz blanca iluminaban cada pocos segundos las paredes de la habitación y una cansina sirena alertaba de nieblas. 
  En el pequeño pueblo de temporeros, la mayoría de las casas estaban deshabitadas durante los meses en que los atunes recorrían otras latitudes, los inviernos eran largos y solitarios, las noches frías y aburridas.  En la plaza del centro, la tienda de ultramarinos y el bar, la Iglesia y el colegio que constaba de un solo aula, en los alrededores algunas viviendas familiares y los humildes cuartos cerrados de los trabajadores de la Almadraba, en la esquina más alejada del pueblo, junto al mar, la casa del farero desde donde se divisa la torre del Castillo de Sancti Petri que alberga la linterna del faro.
  Cuando las únicas luces que alumbraban las oscuridades eran las velas y las lámparas de aceite, la pequeña Isabel pasaba horas pegada a una palmatoria, su mayor deseo era aprender a leer para saber que decían aquellos libretos de los que oía hablar a las mujeres en sus tertulias.
  Por ser la mayor de las hermanas se vio obligada a quedarse en casa para ayudar y no pudo ir al colegio.
  Pasaba el día preguntando a su madre cómo se pronunciaban las letras cuando se unían, cómo sonaba la "m" con la "a", o la "t" con la "o", su insistencia llegaba a cansar a la mujer, pero ella no cejaba en su empeño. Y así poco a poco logró hilvanar, primeros las letras y luego las palabras, y fue su gran aventura, desde su cama, con la vela en la mesilla, primero se enfrascó en la lectura de aquellos fascículos que tanto llamaban su atención y que su padre compraba en sus viajes a Cádiz presionado por la machaconería de la chiquilla. Pero aquellas páginas pronto le parecieron insuficientes y pidió libros. Conoció a Esmeralda la zíngara, a Miguel Strogoff, a Tom Sawyer, al capitán Nemo...., recorrió continentes, dio la vuelta al mundo en ochenta días, entró en tugurios y palacios, descubrió asesinos y viajó al fondo del mar y a la Luna, siempre acompañada por la luz de una vela.

Más velas encendidas en http://brisadevenus.blogspot.com.es/

miércoles, 21 de noviembre de 2012

lunes, 19 de noviembre de 2012

sábado, 17 de noviembre de 2012

A MI HIJA ELISABET




  No imagino la vida sin tu presencia. Te tengo desde siempre, llegaste cuando aún no había empezado mi camino, y me has ayudado a recorrerlo.
  Viniste al mundo de repente, caíste en manos inexpertas, en brazos de una adolescente que no entendía de responsabilidades, pero juntas hemos aprendimos a recorrer la senda, a esquivar los obstáculos, a buscar los vados por donde cruzar. 
  Recuerdo los sueños aterradores que tuve durante el embarazo por miedo a lo desconocido, pero nada más verte se iluminó mi alma, la perfección de aquel pequeño cuerpo, la suavidad de tu recién estrenada piel, aquellos ojos curiosos que querían abarcarlo todo, tu eterna sonrisa. Se esfumaron los miedos y te convertiste en el centro de mi universo, desde entonces estás acompañándome, alentando mis sueños, aliviando mis temores, comprendiendo mis fallos e ignorando mis errores.
No es mi mérito que te hayas convertido en la gran persona que eres, el mérito es solo tuyo. Tu gran corazón, tu discreción, tu dulzura, tu generosidad, tu disposición, todo nace de ti misma, por ello me siento muy orgullosa de ser tu madre y estaré eternamente agradecida por todo lo que me has dado.
   Tal día como hoy, hace unos años, naciste, y todo cambió. Te quiero.



miércoles, 14 de noviembre de 2012

ESTE JUEVES: 1 de 3







Triste miraba la marioneta la libertad de la cometa
mientras ésta envidiaba las alas de las cigüeñas.



Transparente es el cristal de mis ojos,
y sin embargo me rodea un mundo velado.
El tiempo ha enturbiado la nitidez de mis recuerdos.



Quedan en mi alma retales de momentos vividos.
El resto se ha esfumado para no atormentarme.





lunes, 12 de noviembre de 2012

I CONGRESO JUEVERO EN NAVALCARNERO





Viernes 9 de noviembre de 2012, salimos de San Fernando camino de Navalcarnero para asistir al I Congreso Juevero, un arco iris presagiaba buenos auspicios para nuestro encuentro.


Tras varias horas de viaje y algún despiste al tomar las salidas de las autovías, llegamos a la hermosa ciudad en la que habíamos sido convocados.
A las puertas de la "Mansión de Navalcarnero" o "Casa de la Bruja", donde dormimos, nos esperaba el Comité de bienvenida, Juan Carlos y Tere, bajo la lluvia que nos acompañó toda la noche.


Habíamos quedado con los demás en la Plaza de Segovia, una hermosura de lugar que no pudimos apreciar en aquellos momentos porque el tiempo nos obligó a refugiarnos en sitio seco.


Por fin, reunidos en el restaurante en el que cenamos, que no fue fácil a pesar de las nuevas tecnologías. Allí pasamos tres horas, sí tres, porque entre plato y plato tuvimos tiempo de conocernos casi íntimamente. A las dos de la mañana nos despedimos hasta el día siguiente.


Sábado 10 de noviembre de 2012, Plaza de Segovia a las doce del mediodía.
El tiempo nos dio un respiro en cuanto a la lluvia, a cambio nos dejó un frío que pelaba. 
José Vte., que es un madrugador andaba paseando las calles desde las nueve de la mañana, los demás llegamos más tarde pero con margen para andar recorriendo el casco antiguo y visitando algunos monumentos.


Torres de la Iglesia de la Asunción y monumento al pintor costumbrista, Jesús Casas.


Interior de la ermita de la Veracruz que data de 1611, restaurada recientemente.


Reproducción exacta de la fachada de la Casa de La Cadena, donde Felipe IV y Mariana de Austria recibieron la bendición nupcial en 1649. 


Los congresistas se disponen a comenzar el concilio.


Una vez acordados los puntos que debíamos tratar nos tomamos un descanso para visitar el Museo del Vino y los pasadizos que recorren bajo tierra casi toda la zona del casco antiguo.


Bajada a las cuevas.


Durante el recorrido tuvimos ocasión de poner a prueba nuestro oído, el tacto, el olfato, la vista y el gusto. Oímos el sonido de los caldos en las tinajas, tocamos la rasposidad de las tierras, la textura de las ramas de las cepas  y la suavidad de las hojas de la vid, sentimos el aroma de los vinos en sus distintos tipos, observamos los colores de los zumos fermentados en una gama que iba desde los pálidos amarillos a los marrones, y por fin paladeamos un tinto de garnacha y tempranillo.


Los pasadizos se fueron escavando por los mismos trabajadores del campo, los viñeros que completaban las horas de trabajo en estos menesteres.


Las féminas ante la escultura a Alonso Arreo, regidor del Consejo municipal que en 1521, acude con 20 hombres armados a la llamada de Segovia, para unirse al ejército comunero que se levanta en armas contra Carlos I y a favor de los fueros castellanos.


Ellos, entre los que falta Javi, dispuestos a levantarse en armas en defensa de los fueros güeveros. 


La hora del almuerzo se echaba encima. A las tres en el restaurante El Labrador.


Tras la suculenta comida fueron entregados los diplomas, idea de nuestra amiga Tere que ha sido una inmejorable anfitriona.


Cafelito con unas riquísimas pastas que nos regalaron, en el centro comercial Xanadu.


La noche del sábado, tras un día lleno de actividades y con las comida del mediodía  aún en proceso digestivo, nos despedimos de Juan Carlos y Cristina hasta un próximo encuentro.


Domingo 11 de noviembre de 2012, las 10 de la mañana, despedida de los amigos que partían para distintos puntos de nuestra geografía, Carmen y Andrés a Santa Coloma, José Vte., camino de Valencia y Tere que los acompañaba hasta la estación.


Muchas gracias a los organizadores, a los amigos que han acudido y a los que han estado con nosotros con el corazón y por medio del teléfono.



miércoles, 7 de noviembre de 2012

ESTE JUEVES: LA TELEVISIÓN







   En blanco y negro, con más nieve que en Damüls, con rayas horizontales que pasaban a velocidad de vértigo, y muchas veces sin señal, así recuerdo los primeros años de la televisión, era un continuo ir y venir del sillón al aparato gico para intentar sintonizar la primera y la única cadena que teníamos, para oscurecer o aclarar la imagen, para subir o bajar el volumen y, la mayor parte del tiempo, desesperados ante esa pantalla fija que se pasaba las horas diciendo: "Disculpen las molestias volvemos en unos minutos". 
   Por ver veíamos hasta la carta de ajuste, con el círculo central, los cuatro circulitos de las esquinas y los cuadros con la escala de grises. Y ahí estábamos hasta el cierre de emisión,  primero la musiquilla relajante de "El alma se serena" para introducirnos en la paz del sueño y luego el himno nacional y la bandera ondeando al viento para que nadie tuviera dudas de donde estábamos.  A pesar de todo era una maravilla tener el invento en casa, algunos incluso aprovecharon la ocasión y cobraban una pequeña cantidad para que los chiquillos entraran a verla. Cuando se generalizó su uso pudimos disfrutar  las famosas series, Vacaciones en el mar, El fugitivo, El fantasma del Louvre,  ¿Es usted el asesino?, El Santo, Bonanza, Embrujada, El Superagente 86, o Historias para no dormir, entre muchas más.


Las tardes eran para los más pequeños con los programas infantiles como Los Chiripitiflauticos, con el Capitán Tan, Locomotoro, Valentina, el tío Aquiles, los Hermanos Malasombra, o Hertal Frankel y la perrita Marilin y nuestro tiempo finalizaba con la Familia Telerín y su canción "Vamos a la cama", a la que no hacíamos ningún caso, porque raro el niño que se acostaba a esa hora, atrapados como estábamos por las ondas hertzianas.



  Los concursos culturales, con premios más o menos cuantiosos, tuvieron gran audiencia, recuerdo Cesta y Puntos o Un millón para el mejor, que me dejaban boquiabierta al ver cuántos conocimientos tenían aquellas personas. 


Con la 2, la UHF como la llamábamos, llegó el espacio de teatro Estudio 1 que nos descubrió las grandes obras de nuestros mejores autores así como un plantel de actores españoles inmejorables.


Doce hombres sin piedad, Julio César, Calígula, El avaro, Don Juan Tenorio, Cyrano de Bergerac, Cianuro, ¿solo o con leche?, El Mercader de Venecia, entre otras.

   Era la época en la que podías preguntar: ¿qué ponen esta noche?, porque la respuesta era fácil, no había lugar a dudas.
   
   




Sigan la programación en casa de Juliano, aquí , yo vuelvo en seis minutos, o no.



viernes, 2 de noviembre de 2012

DÍA DE TODOS LOS SANTOS




Hoy ha sido el día para ir hasta el Cementerio, para recordar a los seres que nos han dejado, para limpiar y decorar el lugar donde descansan.
También mañana se llenaran sus calles de familiares con ramos de flores, frescas o artificiales, limpiaran jarrones, quitarán el polvo y la arena que trajeron los vientos del verano y mientras hacen esa tarea pensaran en los que se fueron, sus padres, madres, abuelos, hijos, tíos, y será como volver a compartir con ellos, recordaran sus costumbres, sus gustos, sus rarezas, su forma de hablar, sus risas,...será la unión entre el espíritu del que se fue y del que acude a visitarlo.



Camino del Cementerio entre viejas moreras.


Vendedores de flores.


Ramos de margaritas, dalias, claveles.


Las puertas del Cementerio en un continuo ir y venir de familias.


Enterramiento de suelo de dos hermanos de 24 y 19 años, Pedro Pujales, Capitán, y Rafael Pujales, Teniente de Regulares de Tetuan que dieron su vida por la patria el día 19 del 9 de 1924 y el 10 del 11 de 1924 en Xauen. Estos militares eran hermanos del General Don José Pujales Carrasco, uno de los generales más destacados en la guerra civil española, junto al General Varela.


Panteones y nichos.


Panteón del General Varela.


Parte trasera del panteón del General Varela.


Fosa común de fusilados de la guerra civil.


Zona de caídos en las batallas navales.



Altar en el que una vez al año se ofrece una misa por los caídos.


Preparando los jarrones de flores sobre el brocal de un pozo.




Gatos del cementerio.


Observando las lápidas de familiares.


Parte trasera de la Capilla del Cementerio.


Alcanzando los nichos más altos. El cementerio dispone de escaleras en alquiler.


Puerta de la Capilla


Un duo tocaba música de capilla, en el momento de tomar la foto interpretaban el Adagio de Albinoni.


Panteón de José Monje Cruz,  Camarón de la Isla.


Edificio interior que estuvo destinado a sala de duelos. 


Se tiene proyectado utilizar el edificio como columbario.


Zona de enterramientos de suelo rodeada de edificaciones de nichos.


Campanario de la Capilla.


Puertas del Cementerio desde el interior.


Tordo observando el ir y venir de tantas personas.